Como lograr la perfección. ¡Sí, es posible!

Te despiertas una mañana y tienes la mente clara.

Recuerdas tus sueños y las reflexiones, ideas y conceptos que viviste durante esos sueños.

Por fin ha llegado lo que necesitabas encontrar, después de tantos años buscando la solución para ese proyecto, la idea multimillonaria, el algoritmo que salvará al mundo o el nicho que hará de tu negocio un éxito.

Eso nos gustaría que pasara frecuentemente, pero la verdad es que para poder lograr cualquiera de esas cosas necesitas buscar y encontrar la perfección.

¿Pero cómo le hago?

A lo largo de muchos años de trabajar con cientos o quizás miles de personas encontré la fórmula perfecta para lograr la perfección o lo más cercano posible a ella en tus proyectos.

Y aquí la fórmula:

El camino a la Perfección = sentir tu cuerpo y hacerle caso + tomar acciones imperfectas con coraje + producir resultados + aprender de esos resultados + hacer los cambios necesarios con base en lo aprendido en los resultados.

Así de fácil.

La mejor manera de lograr la perfección es cometer errores y cometerlos lo más rápido posible…

… y aprender de ellos.

Si tomas los errores como fallos personales o crees que tienes que analizar antes de tomar acciones decisivas antes de emprender cualquier proyecto o crees que cometer errores significa que no haces bien tu trabajo, entonces no estás entendiendo lo que es un error.

No se puede saber algo antes de saberlo.

Suena muy simple e incluso tonto, pero la verdad está muy lejos de la simplicidad. Para poder aprender algo se puede fallar en el intento. Somos un ser empírico que necesitamos tratar diferentes enfoques antes de lograr hacerlo bien.

Es como un bebé que se cae muchas veces antes de dominar el arte de caminar, pero una vez que aprende se vuelve un maestro tal, que ya no tiene que pensar en hacerlo, simplemente camina.

Y es un hecho que queremos mantener un nivel de perfección en todo lo que hacemos, sin embargo, no podemos vivir en un nivel de perfección en donde la perfección se define como poder producir algo sin error alguno cuando jamás lo hemos intentado con anterioridad.

Eso no se llama perfección, sino arrogancia o vivir en una utopía.

La manera de lograr la perfección es hacer un proceso inicial, ejecutarlo, medir, aprender y volver a ejecutar usando los resultados y el aprendizaje obtenido.

Hay que tener muy claro que “errar” no quiere decir “no lograr”, “errar” quiere decir que lo intentamos al máximo de nuestra capacidad y experiencia y logramos un resultado. En oposición a no intentarlo hasta tener el proceso perfecto y no “errar”, no aprender, no dar resultados, no lograr.

Somos seres perfectos en el camino a la perfección.

Desde que nacemos estamos aprendiendo y duran te toda nuestra vida seguimos en ese proceso, pero en ocasiones (sobre todo de adultos) nos frena la capacidad de tomar decisiones y nos paraliza el análisis excesivo. Nos da miedo tomar acciones que pueden ser equivocas, nos detenemos por no tener todos los elementos para hacerlo perfecto.

Pero la perfección requiere cometer errores y aprender de ellos, negar este proceso nos niega la capacidad de aprender de experiencias pasadas, es como no caminar hasta no tener la seguridad de dominar el equilibrio para evitar caernos sin haber experimentado el vértigo que representa pararse para dar los primeros pasos.

El estancamiento que sufrimos y que nos detiene para tomar acciones e iniciar nuevas rutas, es causado por nuestro miedo a fracasar o errar.

Quedarte estancado es causado por el miedo de ser tus errores y que tu valía está vinculada a tus acciones y errores.

Así que date por vencido tratando de no iniciar nuevos caminos, ideas, negocios, proyectos, relaciones y situaciones perfectas.

Si no lo has hecho con anterioridad olvida la idea de que la ejecución tiene que ser perfecta con un plan perfecto antes de iniciar e inicia antes de estar listo.

Entonces inicia, avanza, mide, aprende y repite.

Con esto estarás iniciando una vida que te guía a la perfección.

Permítete cometer errores. Date oportunidad de aprender. Mantén altos tus estándares. Pero no dejes de moverte.

Estás creciendo, estás aprendiendo, estás en el camino de la perfección.

Contactanos para hacer una cita

Contactanos para hacer una cita

Uno de nuestros asesores te contactará para hacer una cita

You have Successfully Subscribed!